Seguidores

jueves, 3 de enero de 2013

Capítulo 15.

 No ceno. Paso corriendo del ascensor a mi habitación en un tiempo récord. Esquivando a Dan, a Rossie, y a Zafira, que intentan detenerme para hablar. Esta última me sigue hasta mi cuarto y me ruega que salga, que no pasará nada. Que no van a hablar de nada que yo no quiera. Yo respiro hondo y giro el picaporte.

 -Están a punto de decir las puntuaciones. - me recuerda mirándome con sus ojos celestes.

 -Eso es otra cosa de la que no quiero hablar.

 -¿Tan mal lo has hecho? - se da cuenta de que eso ha dolido. - Perdona. Olvídalo. Vamos. - me tiende la mano de forma cariñosa y yo la cojo. Ya no tengo ganas de llorar, solo de dormir.

 En la salita está todo el equipo, sentado frente al gran televisor de la pared, escuchando como Caesar habla y habla, parlotea como un loco. Y recuerdo que  mañana son las entrevistas, que ese mismo hombre, que un poco de miedo me da ya, debido a que su cabello, pestañas y cejas, están de rojo tan intenso, que lo mismo podría estar sangrando. Suspiro y me siento junto a mi estilista.

 -Bueno, bueno. Sin más demora, vamos a ver las puntuaciones de cada uno de los tributos. - la pantalla comienza a reflejar una imagen del tributo en cuestión junto un número a su lado, su puntuación. Empiezan por el 1, como siempre. Primero el chico y después la chica. No me sorprende ver como los profesionales obtienen números del 8 al 10, entrenan toda su vida para ello, siempre sacan prácticamente lo mismo. No sé cómo lo hace la chica del distrito 5, pero se me abren los ojos como platos. Ha sacado un 12. Increíble. Me consuela pensar que ahora ya no soy el principal objetivo de los profesionales. Les saca de quicio quedar por debajo de un distrito no agraciado. Joulley saca un 6. Lo que me hace esbozar una leve sonrisa. Al menos con eso pueden trabajar para conseguirle patrocinadores.

  Mi nota es aquel número que ronda mis pesadillas,que asocio directamente con Gaby. Un 9. La misma nota que Gaby obtuvo en sus juegos. Debería alegrarme,pero siento un vacío en el pecho que me lo impide. Los juegos de mi hermano me golpean de repente, sé lo que planean.

Que tenga el mismo final que él.


 Tengo miedo.

 Aparto la mirada de la pantalla, incapaz de ver ni oír nada. Estoy demasiado aturdida como para hacerlo. Todo me da vueltas alrededor, sienta como una bofetada. Acaba el programa, el equipo nos felicita, tanto a Joulley como a mí. Pero ninguno de los dos está de humor como para celebrarlo. Dan me abraza. Yo no respondo, soy una estatua inmóvil. Solo hago ademán de moverme para regresar de forma silenciosa a mi cuarto.

 El tiempo pasa lentamente, agonizante, como cada día que intento dormir.Yo sigo en estado de shock.

 Y hoy, como ayer, el picaporte se gira, y entra él. Dan. Claro que, a diferencia de la noche anterior, estoy despierta a sus ojos.

 -Me gusta verte dormir. - confiesa desde el umbral de la puerta.

 -Lo sé.

 -¿Puedo pasar? - yo asiento, ya que lo iba a hacer de todos modos. Él se adentra y se sienta en el borde de mi cama. -¿Qué te ocurre?

 -Gaby sacó un 9.

 -Lo sé. - dice agachando la cabeza.

 Suspiro. Suspira.

 -Anoche estaba despierta.

 -También lo sé. - antes de que pueda contestar me interrumpe con una sonrisa traviesa. - Finges muy mal, Sky. Todo eso que dige era cierto, a pesar de que no me creas...

 -Te creo. Sólo que - alza una ceja yo sacudo la cabeza.

 Nuevamente suspiros por parte de ambos. Él me alza la barbilla para que le mire a los ojos. No sabe cuanto odio eso, no sabe cuanto. Porque sus ojos verdes son mi debilidad. Porque ante estos no puedo mentir. Susurramos.

 -Dan...

 -Skiley...

 -Capullo.

 Él sonríe.

 -Eres perspicaz, Sky. Te quiero.

 Aparto mi cara de su mano bruscamente y aparto mis ojos de su mirada. Todo es tan... confuso. Sin embargo, él agarra mi cabeza suavemente, con ambas manos y la acerca a la suya muy lentamente.

 Sus labios son fríos, pero acogedores. Tiernos y dulces, sientan como una naranja en un día de nieve.No solo mi boca es afectada por este mágico hechizo, sino todo mi ser, todo mi cuerpo siente una intensa oleada de calor, que me empuja a continuar nuestro constante roce de labios. ¿Por qué nos besamos? Es un grave error, lo tengo muy claro. Pero... muy agradable. Muy, muy agradable.

 Pasa un buen rato hasta que las distancias cobran sentido y todo vuelve a formarse en la realidad. Él sonríe de nuevo y, por alguna extraña razón, yo también.

 -¿Sabes una cosa? - niego con la cabeza. - Vas a ganar estos juegos y vas a volver conmigo.

 Vuelvo a negarme.

 -Dan, contempla la enorme posibilidad de que no sea así.... - me pone un dedo en los labios.

 -Puedes hacerlo, sé que puedes. La sangre de tu hermano corre en tus venas. Y él llego a la final. Tú también lo harás, pero no te quedarás a las puertas. No lo harás. ¿Me lo prometes? - casi suplica.

 Todo es una enorme bola en mi cerebro. No puedo pensar, ni razonar. Mi boca habla. Mi mente calla. Beso de nuevo a Dan y me aparto.

 -Te lo prometo.

2 comentarios:

Catnip Everdeen Mellark dijo...

Jodeer Johiii :'( Me has echo llorar :'( Como no vuelva de los juegos yo entro en depresion, ya aviso. Aaay!! Pobre Daaan :( Aaay!! Pobre Sky ;___; Que lloro :'( Me pican los ojos .-. Me encanto este capitulo es tan asdfghjklñ es que haber saca un 9 como su hermano y piensa, ya esta, voy a morir. Se va a su habitación, luego entra Dan y la dice que va a volver para estar con él. <3333 y el beso? asdfsththstgthsgfa Mori *-* Quiero el siguiente :DDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

Johisky dijo...

Jajajaja, me alegro mucho de que te guste, ya mismo empiezo a escribir el 16 ^^